Jun 14

EL SECTOR DE LADRILLOS Y TEJAS RESISTE ANTE LA COVID-19 Y AFRONTA CON OPTIMISMO EL FUTURO

En su último acto representando a Hispalyt, Francisco José Morant, hasta el 14 de mayo presidente de la Asociación Española de Ladrillos y Tejas, ha presentado hoy los datos del sector correspondientes al ejercicio de 2020, así como los últimos datos del primer trimestre de 2021.

Antes de comenzar a desglosar las cifras del sector, Francisco Morant ha presentado a su sucesor en el cargo de presidente de Hispalyt, Pedro Rognoni Escario, elegido en la última Asamblea General celebrada el pasado viernes.

Rognoni cuenta con una amplia y dilatada experiencia en el sector de ladrillo y tejas, en el que ha desarrollado toda su vida profesional y al que está muy ligada también su vida personal, ya que su padre fue también presidente de Hispalyt.

El nuevo presidente declaró que afronta esta nueva etapa como máximo responsable de la asociación, “con ilusión y ganas de seguir trabajando por el continuo avance de la industria de la cerámica estructural hacia la innovación en los procesos y los productos, centrándonos en la aplicación de las nuevas tecnologías a nuestro alcance para contribuir a una construcción eficiente desde el punto de vista energético y sostenible con el medio ambiente, premisas fundamentales en las que se basa la edificación del futuro”. En ello, aseguró, “pondré toda mi dedicación y trabajo durante los próximos 4 años”.

Ver nota de prensa

Descargar informe

Jun 07

La ley de cambio climático y el cambio tranquilo

El BOE ha publicado la Ley de Cambio Climático, que constituye un conjunto de declaraciones de buenas intenciones, trufadas de excelentes deseos, con algunas lagunas importantes y una cierta dosis de prejuicios ideológicos.

Por ejemplo, cuesta entender que cuando la Unión Europea pregona —aunque con la boca pequeña—, la neutralidad tecnológica en materia de vectores energéticos, la ley española solo dedique su esfuerzo a prohibir la investigación y explotación de minerales radiactivos y de hidrocarburos, incluido, por supuesto, el demonizado “fracking”.

Parece que los legisladores no se han percatado de que cualquier disminución de la oferta supone un aumento del precio, considerando que la demanda no ha desaparecido. Véase la evolución del precio del petróleo y, lo más relevante, la del precio de los derechos de emisión del CO2.

GR precio emision2

Los que venimos de una tradición científico-técnica tenemos muchas reticencias a las prohibiciones basadas más en las creencias que en los hechos.

No quisiera yo que los señores diputados que han aprobado tan alegremente la ley, deban someterse a tratamientos con radioterapia pero, de ser así, quizás descubran que lo que han prohibido con tanta fruición, como casi todo, no es malo per se sino por el uso al que se destine… La omisión de cualquier referencia al proyecto ITER (https://www.iter.org/), en el que participa nuestro país, quizás se deba a la urgencia de la tramitación o al convencimiento de que la ley no sobrevivirá a la posible puesta en operación del reactor de fusión.

Cualquier observador externo considera que el transporte ferroviario de mercancías debería ser un aliado (si se electrificase la red) de la descarbonización. Sin embargo, la profusa prosa relega este transporte a una simple disposición adicional, a pesar de la petición unánime de toda la industria, que quiere poder aumentar la fracción de trasporte por ferrocarril en el conjunto de los bienes transportados en España.

Como hay que ser optimista —¡qué remedio nos queda en estos tiempos! —, demos por buenas las proyecciones, no siempre soportadas por los hechos, respecto del despliegue de renovables, de la electrificación de la movilidad y de otras tantas cosas, y centrémonos en dos aspectos:

  1. Materiales sostenibles en las compras públicas

Esta regulación parece que estuviera destinada a nuestro producto, el acero. Como fruto, tanto de la madre naturaleza, como del esfuerzo de la industria, trabajamos con el material permanente que más se recicla en nuestro país: el acero, infinitamente reciclable, mucho más sostenible que el producido en países terceros y que minimiza los residuos frente a otros porque, del acero, como del cerdo, “se aprovecha todo”. Esperamos que en la reforma de contratación pública derivada de esta Ley se tenga en cuenta esta situación, aunque el único producto citado en la ley, sea la madera, cuyo uso es residual en nuestro país. Confiamos en que el Gobierno ponga en marcha ese proceso de compra pública, primando la sostenibilidad real de los materiales.

  1. Destinar hasta un 25% del resultado de las subastas de gases de efecto invernadero a compensaciones por sobrecostes

Tanto durante el proceso de información pública, como durante el trámite de enmiendas, UNESID y otras asociaciones han insistido para que la Ley de Cambio Climático requiera que se destine el 25% del montante de las subastas de derechos de emisión del CO2 a la compensación a la industria, que está acreditada para ello, de los sobrecostes eléctricos incurridos, de acuerdo con las normas de la Comisión Europea. Lamentablemente, la petición ha quedado en: “se podrá destinar hasta un 25 % de los ingresos procedentes de las subastas de los derechos de emisión….” En nuestra opinión, eso significa muy poco pero, atendiendo al acreditado criterio de un parlamentario que sustenta al Gobierno, eso es mucho y se pondrá en marcha con carácter inmediato. Estamos a la espera de la correspondiente dotación presupuestaria que, por ejemplo, puede suplir la aparente evaporación de la partida 773 del Programa 420 A de los PGE 2021 para el Ministerio de Industria, que debería abonarse contra los fondos europeos (https://www.sepg.pap.hacienda.gob.es/Presup/PGE2021Ley/MaestroTomos/PGE-ROM/doc/L_21_E_G10.PDF) . Así demostrará el Gobierno su firme voluntad de cumplir los compromisos adquiridos y de ayudar a la industria electrointensiva sometida a la competencia internacional.

(Continuará, porque este tema dará mucho de sí en los próximos meses y… años)

Andrés Barceló
Director General de UNESID

May 31

CERAME-UNIE SHARES THE EUROPEAN SHIPPERS COUNCIL’S CONCERNS ABOUT CURRENT DISRUPTION IN GLOBAL TRADE DUE TO CONTAINER SHORTAGE

The ceramic industry is being affected by the unprecedented surge in freight transport prices and calls on the European Commission to ensure that EU producers continue to have access to fair and accessible shipping services.

The imbalances in supply and demand in maritime freight transport following the global Covid-19
pandemic have driven up the costs of shipping goods and disrupted global trade to an extraordinary
degree.

The abrupt spike in maritime shipping costs is having a negative impact on the export of goods and
the supply of raw materials across all European industries including ceramics. EU exporters of ceramic
products struggle to secure their shipments and are obliged to pay increasing prices to dispatch their
products overseas.

As a strong advocate for free and fair trade, Cerame-Unie calls on the Commission to monitor the
disturbing developments in the shipping industry to ensure that fair conditions are restored and
maintained. Investigations on the current behaviour of market players in the shipping industry have
been initiated in the United States, South Korea as well as China. In the European Union, shipping lines
are being regulated by the Consortium Block Exemption Regulation (CBER), which under these
unprecedented circumstances may appear insufficient to efficiently oversee the market.

On 25 March 2021, the European Commission met with representatives from the shipping industry to
exchange views on the current crisis. In this regard, Cerame-Unie would like to echo the request
addressed to the EU Commissioners for Competition and Transport by the European Shippers’ Council
(ESC) as well as other EU and global associations, calling on the Commission to take prompt action to
increase transparency and supervise the collaboration between different operators in the shipping
industry to ultimately redress the current imbalances and prevent similar situations from occurring
again in the future.

May 24

PRE & CU Send Letter in Support of Extended Safeguard Measures on Steel Imports

Cerame-Unie and PRE sent a joint letter to DG Trade in support of the extension of the safeguard measures currently in place on certain imports of steel products.

The EU Commission introduced provisional safeguard measures on steel imports in July 2018, which were confirmed in early 2019 for a period until end of June 2021. In February 2021, the Commission has initiated an investigation to assess whether the current measures should be extended beyond June 2021.

The increase of steel imports from extra-EU countries, as well as the decrease in EU steel production, are concerning trends for the EU refractory industry, whose products are mostly used in the steel supply chain (55% in 2019). For this reason, Cerame-Unie and PRE have submitted a letter to the Executive Vice-President and Commissioner for Trade, Valdis Dombrovskis, expressing the ceramic industry’s support to the extension of the safeguard measures beyond June 2021.

The Commission will now assess all information received in the course of the investigation and reach a decision by 30 June 2021.

May 17

Los precios eléctricos y la industria electrointensiva

Los efectos de la reciente campaña electoral en Madrid han ocultado la imparable subida de los precios eléctricos, que ––esta vez—no se pueden achacar a la tormenta Filomena, a bruscas tensiones en el mercado mundial del gas o a la ausencia de viento. Parece que el responsable es el precio de los derechos de emisión, instrumento financiero que no ha dejado de crecer en las últimas semanas, superando ya la barrera psicológica de los 50 €/tonelada.

A ello se une el diseño – teóricamente perfecto si atendemos a sus exégetas – del sistema de fijación del precio de la electricidad, por el que la última central que se incorpora al mercado “regala” su precio al resto de las centrales que tienen unos costes mucho más bajos.

Sin caer en el alarmismo, 2021 puede convertirse en el peor año para los precios de la electricidad, tanto en opinión de los analistas del sector eléctrico, la prensa especializada (https://elperiodicodelaenergia.com/annus-horribilis-la-electricidad-mas-cara-de-la-historia-se-vera-en-los-proximos-12-meses/)  o los consumidores industriales.

La ilusión de una electricidad barata se desvanece y si las empresas industriales tienen que pagar los derechos de emisión de CO2 a los precios actuales, la generación de fondos se resentirá (aritmética sencilla), con lo que tendrán más dificultades para abordar las inversiones que conlleva la transición industrial a la que deben hacer frente.

Esto no es privilegio exclusivo de España, porque los mercados europeos prevén aumentos generalizados del precio de la electricidad, como consecuencia del aumento del precio de los derechos de emisión. Pero es que, además, en nuestro país tenemos algunas peculiaridades: parece que los compromisos legales (Presupuestos Generales del Estado) respecto de la compensación a la industria por los sobrecostes eléctricos, que se iban a financiar con los fondos europeos, se han “evaporado”, por lo que, a pesar de la propaganda del Gobierno, la compensación no va a alcanzar —otro año más— las cantidades que estaban autorizadas por la Comisión Europea.

Ante este escenario, que no es coyuntural, estamos esperando que el Gobierno despierte de su letargo y explique la situación a las empresas y a los ciudadanos porque si algo queda claro es que la agresiva senda de la descarbonización lleva aparejados unos costes reales y, en este caso, inmediatos. Vuelve a repetirse la frase de que no hay comida gratis en la vida económica.

La situación de los precios eléctricos es nueva pero nadie puede decir que sea inesperada. Todavía recuerdo las profecías de “precios inminentemente bajos” de la electricidad. La realidad es tozuda. Con la estructura de fijación de precios y el sistema “marginalista” no parece que el precio de la energía nos vaya a dar alegrías en los próximos meses, por más que algunos propagandistas publiciten que alguna noche, a las 3 de la madrugada, el precio ha tendido a cero.

Y la cosa puede incluso empeorar muy pronto. En una próxima entrada hablaré del proyecto de ley del fondo eléctrico que el Gobierno espera enviar al Congreso en breve.

Andrés Barceló
Director General de UNESID

Entradas más antiguas «

Translate »